Opina sin Censura

Deserción estudiantil

un daño para el desarrollo universitario

Por Erick Morgado Jiménez
Universidad Nacional Autónoma de México, FES Cuautitlán

La famosa generación “millennial” en el ámbito estudiantil, ha sido mal juzgada debido a su falta de interés y poca perseverancia en el aspecto profesional, no obstante, muchos jóvenes estudiantes son personas íntegras y comprometidas con su profesión, pero también hay afirmaciones y conjeturas negativas hacia ellos, que desafortunadamente son ciertas, o por lo menos es lo que se observa en la vida estudiantil.

Existen muchos estudiantes que tienen un desinterés colosal por su propia carrera y por el estudio en general; las razones son diversas, pues les es muy fácil decir cosas como: “Yo ni voy a ejercer”, “No me gusta la carrera”, “Estudio esto porque no me quedé en la carrera que yo quería”; siendo éstos algunos de los factores que influyen en que el estudiante termine por desertar de la carrera, o en el mejor de los casos, continuar sin ningún enfoque o deseos de aprender de más.

Según un artículo publicado en 2015 por la revista Milenio:

    “De acuerdo con la OCDE, en México sólo el 38 por ciento de los jóvenes que cursan la universidad logran graduarse”. El subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Fernando Serrano Migallón, afirmó que durante los últimos 15 años el índice de deserción universitaria se ha ubicado entre 7.5% y 8.5% a escala nacional. También explicó que es durante el primer año en que se produce la mayor cantidad de abandonos, por lo que es en el primer año de los y las universitarias en los cuales el gobierno debe intervenir.” 2

Otro de los datos que menciona este artículo, como causa principal de deserción es el factor económico y familiar, es decir, son pocos los privilegiados que pueden acceder a una educación universitaria. Por ello, es lamentable el hecho de que los pocos estudiantes que tienen este privilegio no entren a sus clases, que piensen que nada de lo que se imparte en la universidad es importante, y que lo único que quieran es una calificación alta y sin necesidad de esforzarse para conseguirla, que sólo les importe formar parte de actividades de recreación al finalizar la semana.

Pero realmente la culpa de los malos hábitos de esta generación recae en el ambiente en el que crecen, pues esta época facilita la vida diaria con las herramientas digitales para obtener lo que uno quiere de forma rápida y sencilla. Tal como lo menciona Simon Sinek en una entrevista del show de televisión Inside Quest en su opinión hacia los millennials “[...] Todo lo que quieren lo pueden tener instantáneamente [...] ¡Recompensa instantánea!, ¡Excepto!: Satisfacción laboral y fortaleza de las relaciones, no existe una app para eso”.

Muchos jóvenes crecen con la idea de que todo debe ser fácil, de que obtendrán todo sólo con quererlo, que se les debe recompensar por todo, y esto termina por perjudicarlos a largo plazo, pues no hay un crecimiento personal, no hay una necesidad de superación, y cuando se incorporan al mundo laboral se dan cuenta de que la vida real es muy diferente y que deben de trabajar y esforzarse para lograr algo.

Dicha postura se basa en la vivencia diaria, a pesar de esto no todos los estudiantes de nivel superior caen en el conformismo, pero sería grandiosos que todos los que conformamos la juventud a nivel nacional entendamos que con el pasar de los años nos convertiremos en personas que podremos contribuir al cambio positivo en México, no lo sólo a nivel académico o político, sino también en los aspectos ecológicos y sociales, ser seres humanitarios para un bien común.


  • 2 Deserción universitaria en México, Milenio,
    https://www.milenio.com/opinion/maximiliano-gracia-hernandez/la-economia-del-tunel/desercion-universitaria-en-mexico , recuperado el 07/04/2019