Opina sin Censura

La cultura fiscal en México

un reto para los jóvenes de una nación

Por Alondra Martínez Calderón y Gustavo Alan Sánchez Sánchez
Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA), Unidad Tepepan

Actualmente, uno de los problemas a los que se enfrenta el gobierno mexicano y sus autoridades tributarias es a la evasión fiscal. Esto debido a que muchas empresas se crean sin previa planificación, lo que ocasiona que no cuenten con los recursos necesarios para la contratación de personal capacitado, lo que deriva también en la contratación de un contador que ofrezca un servicio por una baja remuneración. Al encontrarse en este escenario, las empresas no se dedican a indagar la experiencia del profesionista ni las obligaciones a las que están sujetos, por ello quedan en manos de personas que cobran poco pero que no cuenta con las competencias necesarias para manejar una empresa de forma eficaz y eficiente, y por tanto, la entidad puede caer en incumplimiento de obligaciones tributarias.

En ese sentido, se implementó el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) para motivar a las personas que poseen un negocio pequeño o familiar y así darse de alta ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) bajo dicho régimen. Esta estrategia le permite a la autoridad tener un perfil y control de las Pymes que únicamente manejan operaciones en efectivo, ofreciendo estímulos fiscales para atraer a dichos contribuyentes.

Sin embargo, la estrategia no ha funcionado al cien por ciento, debido a que no todos los negocios tienen acceso a esta información, lo que lleva al tema central del artículo: la evasión fiscal ocasionada por la poca educación en materia tributaria y la falta de ética de los contadores públicos contratados.

La desinformación de los contribuyentes se debe a que no hay suficiente cultura tributaria ni suficiente información clara que los ayude a conocer sus derechos y sus obligaciones. Generalmente, toda la información se encuentra en las leyes y sus correspondientes reglamentos, pero no es del todo accesible para una persona que no conoce la terminología fiscal, por otro lado, los profesionistas no se preparan de la mejor manera o no se actualizan para brindar un servicio completo en materia tributaria.

Es importante que el Gobierno Federal implemente talleres de educación tributaria o publicaciones de libros donde se explique de manera detallada y sencilla las acciones que debe tomar un contribuyente para no caer en evasión fiscal o que, en su caso, el profesionista haga un asesoramiento adecuado que no lleve a los contribuyentes a caer en una evasión fiscal, ya que “la ignorancia no exime del cumplimiento de la ley”.